algamarina, la esclava...: diciembre 2013
HISTORIA SIN FIN Y CON PERFUME DE ETERNIDAD!

Sígueme....

Navegantes que amarraron en mi costa...

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Fecundación de todos los días...




Cómo decirte Señor que te quiero,
sin despertar tu ira y tu dureza,
que de sólo pensarlo, tiemblo?


Cómo desenquistar este deseo,
esta ansiedad despavorida,
que por sentirla me avergüenzo?


Atada a Vos, sedienta, te espero,
para convertir mi barro en vasija,
con tus hábiles manos de alfarero...


Tu sustancia Señor, es mi alimento,
fecundación de todos los días,
a pesar de que te encuentres lejos...


Cómo decirte Señor que te quiero,
si te amo tanto, mi vida es servirte,
y como tu fiel esclava te pertenezco?



ålgåmå®înå

setiembre de 2006


domingo, 22 de diciembre de 2013

Súplicas sin medida...



Viento de primavera,
con manos tibias,
penetran mi vestido,
y vuelan mi capellina...

Viento de primavera,
volados de muselina,
traslucen mi cuerpo,
que la tela acaricia...

Viento de primavera,
y bañada de lilas,
mi talle se estremece,
por el corsé ceñida...

Viento de primavera,
en la porcelana fría,
de la frágil obra,
de docilidad infinita...

Viento de primavera,
recorren la estatuilla,
que espera el soplo,
que la dote de vida...

Viento de primavera,
súplicas sin medida,
que te llevan mi voz,
con mi alma florecida...



ålgåmå®înå

setiembre de 2006







En el racimo de mis cántaros...


Se siente el olor a primavera,
en el torrente de mi sangre,
como su aroma se huele afuera,
en el racimo de mis cántaros,
hay néctar como en mis venas...


Florecen crisantemos y azucenas,
se posan mariposas en mi piel,
haciendo multicolor mi espera,
y los pájaros me traen tu voz,
tu voz estremecida de la tierra...


Se siente el olor a primavera,
en mi corazón, en mi espíritu,
y en todo lo que me rodea,
con la bendición de tu alma,
y con el amor de tu fuerza... 



ålgåmå®înå


setiembre de 2006


martes, 3 de diciembre de 2013

Espiral de plumas...



Te acercaste a mi descanso Señor,
y sentí tus caricias como un espiral,
espiral de plumas y de jazmines,
que mi piel sedienta se puso a temblar...


Qué poder sensual que tienes Señor,
qué calor, exaltación y qué fogosidad
desatas en mí, encendiendo ansias,
con tu presencia y tempestividad...


Eres el fulgurante río sosegado Señor,
que atempera mi inusitado caudal,
eres la cuerda, el candado, la llave,
el vuelo y las alas del ave celestial....


Te acercaste a mi descanso Señor,
y sentí tus caricias como un espiral,
me regalaste palabras de amor,
y anegaste mi alma tuya, de paz...


ålgåmå®înå


setiembre de 2006